¿Cómo funciona el chip RFID de las mascotas?

En nuestro país los perros y gatos deben de estar controlados mediante algún sistema de identificación. Hoy en día el estándar utilizado es el conocido “chip de las mascotas” o chip RFID.

Chip RFIDEste chip contiene un identificador único de 15 dígitos que viene escrito de serie en formato solo lectura. Es decir, viene de fábrica y nunca se podrá alterar.

Aun con diferencias, en Europa se toma como estándar un tipo de chip diferente al utilizado en América Central y en Norteamérica. Pero esa historia la podemos explicar otro día (tiene que ver con la frecuencia utilizada).

Ley de inducción electromagnética de Faraday-Lenz

Sin perdernos en tecnicismos y fórmulas, diremos que Faraday dijo algo así como que cualquier cambio en el entorno magnético en el que se encuentra una bobina de cable, originará una corriente inducida.

En nuestro caso, nuestro chip está formado por una bobina y una antena. Cuando algún aparato emita un campo magnético con fuerza suficiente, este chip se activará y emitirá su número identificador. Dejará de emitir por la antena cuando el campo magnético cese.

Los lectores de chips serán los encargados en crear ese campo magnético que activará el dispositivo colocado en la mascota. Para ello habrá que acercar el lector hasta una distancia de unos pocos centímetros y activaremos nuestro chip con el campo magnético producido.

GatGracias a esa lectura podremos comprobar siempre en alguna de las bases de datos existentes, a quien pertenece una mascota en caso de pérdida o el veterinario podrá tener un registro de todos los tratamientos recibidos.

Como podemos ver la forma de funcionar del chip RFID para mascotas no es diferente al funcionamiento de nuestra tarjeta del autobús o de cualquier pegatina NFC. La única diferencia es que las mascotas no la llevan en la cartera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *